Isabel
En días como hoy, ellos son mi enlace con la realidad. Son lo único que me hace creer que vivo una vida auténtica, con los pies en la tierra. En todos esos días en los que pienso que ni siquiera sé qué es verdad y qué mentira, qué es sueño y qué realidad, ellos llegan del colegio con sus risas, con sus gritos, con sus pequeños problemas y me hacen darme cuenta de que estoy en el mundo.
Desde que cada uno nació, la estabilidad de mis días y mis noches me la han dado ambos, con sus sin-dormir o sin-comer, cuando eran pequeños, con los problemas de adolescencia recién estrenada de cada uno. Sus besos y sus abrazos han sido los más reales y los más tiernos que he recibido en años, todo el núcleo de mi afectividad auténtica reside en ellos.
Me hacen reir, me hacen jugar, puedo volver a creer en que el mundo es firme y que piso el suelo. Saben hacerme sentir querida, saben hacerse querer.
Mis hijos son mi verdad auténtica, que se ve y que se toca, que a veces te saca de quicio y otras es lo que te llena de ternura. Ellos no conocen lo que se esconde dentro de mí pero saben que cuando mamá ríe, las cosas son diferentes y por eso me hacen sonreir, me hacen bailar, cantan conmigo y la casa se convierte en el único lugar mágico real de este mundo.
Mi felicidad auténtica está en sus rostros, en sus juegos, en su descanso plácido que nada es capaz de turbar, porque las lágrimas de mamá sólo empiezan después de la medianoche... y ahora ni siquiera todos los días.
3 Responses
  1. celtaj Says:

    Ellos llenan una vida, rica o pobre, alegre o triste... da igual.
    La llenan igual, le dan un sentido especial, aparte del propio sentido de la vida misma.

    Los hijos son una razón para vivir, y para esperar, y para alegrarse, y para relativizar, y para confiar, y para seguir adelante... y para dormir con la idea de que tienes algo por lo que luchar y a quien querer.

    Ellos están ahí, te dan su vida (como tú dices, a ratos buena, a ratos mala) y nosotros "les debemos" parte de la nuestra.

    Un beso de mi parte a esos hijos, y un poco de alegría y ternura.

    Y un abrazo para ti.


  2. Fran Says:

    Lagrimas de cenicienta, dulces lagrimas despues de las sonrisas de un dia. Tus dias y tus noches reflejadas en una sonrisa, en unas risotadas.

    Fuerza a cada instante guapisima


  3. muxica Says:

    El amor de madre, unico Amor real y eterno. dales sonrisas que es el mejor pan.
    Un beso amiga