Isabel
Tarde de domingo, sol cálido a punto de caramelo. Sabe que tiene que dejarme, pero se resiste porque sabe que sin su calor no sonrío igual.


El tiempo pasa, se suceden las estaciones. Pereza de otoño con sol poniente. Extraño el mar, el olor a sal y el sonido de las olas, pero me llaman las montañas agrestes, la tierra oscura y fuerte. Mirando el azul del cielo se me pasan las horas, mientras lentamente el atardecer se vuelve rosado. No quiero pensar en añoranzas, ni en porvenires inciertos. No quiero pensar en nada que no sea el sonido de la música, el latido de mi corazón, las voces de los niños, el lento caminar del segundero en el reloj.


Mañana será otro día, el trabajo nos reclama a todos, pero sentir esas dulces tardes de domingo es un placer de los pocos que me permite la vida, de los que voy a disfrutar saboreando poco a poco, como los bombones de chocolate.

Felicidad de momentos. Hoy he vivido algo más con ella.




PD: Un pequeño retazo del pasado. Bellísimo.

9 Responses
  1. erik Says:

    Me trae recuerdos esta cancion, aunque me gusta escucharla en la version que hace Brian Ferry.

    La pondre la proxima vez que escriba algo.


  2. muxica Says:

    tambien yo he disfrutado mi tarde de domingo y ahora de tus letras y la música que nos trae muchos recuerdos.
    Un abrazo


  3. Ana Says:

    Domingo de 25 horas, cargado de sentimiento. Me gusta como suena en tus letras los momentos felices. Porque detrás de cada tormenta viene el sol con su cálido abrazo.
    Gracias por recordármelo.

    Besos de chocolate y nata, de bombones rellenos de felicidad.


  4. =D mira la sonrisa que has puesto en mi rostro con este post!

    Espero mañana tengas esa misma sensacion, espero guardes bombones para mucho tiempo mas! =D

    Un abrazote! guapa!


  5. Pues que la felicidad te llene y aconpa�e en todos los momentos de t� vida.
    Que a cada momento puedas sonre�r, aunque el sol tarde en nacer y la luna no te "mire" todas las oches.
    La felicidad vive dentro de t�.
    Besos.


  6. Sibyla Says:

    Que bonito!!!!!
    Me gusta tu idea de saborear la vida poco a poco, como cuando degustamos muy despacito y lentamente los bombones de chocolate.
    Isabel, sigue disfrutando sin miedo, la felicidad del momento.
    Besos.


  7. Fran Says:

    Particularmente aborrezco los domingos por la tarde.Tediosos, eternos .... aunque a veces hay quien los transforma en calidos con tan solo su sonrisa como lo haces tu.
    Me alegra encontrarte con trocitos de chocolate y felicidad.


  8. celtaj Says:

    Querencia al sol que alegra, al mar que embelesa y a la tierra nuestra (tierra con dos erres, cogida con el puño, "tierra oscura y fuerte")... me suena.

    Poco a poco, momento a momento, hay que ir levantando la casa de nuevo.

    Un abrazo.


  9. Isabel Says:

    Los días de fiesta siempre traen momentos de felicidad, quizá porque tienes más tiempo para detenerte a degustarlos, porque se viven con más intensidad y en el ambiente que tú has creado a tu alrededor... excepto a Fran que no le gustan demasiado ;)
    Celta es acertado en que hay que ir levantando la casa, y limpiando ruinas, y saboreando segundos.