Isabel

Hace un tiempo que pasé la mitad de mi vida. Ese momento en que muchos piensan que sobreviene una crisis existencial, un cambio que marca.

Para mí sí hubieron cambios; de los que hieren, de los que enseñan. Cambios de los que te hacen pensar, que te dejan sintiendo que no te reconoces. Llegaron días en los que no era yo, no había yo. Todo sucedía como el una película en la que actuaba como se suponía que debía hacerlo ante los demás. Me sentí tan inmersa en la sociedad, tan parte de una masa que no sabía de dónde había salido... de repente, fue como si una luz iluminase el oscuro destino que me esperaba, un destino que muchos envidian, que incluso otros añoran. Pero no podía con mi propia mirada, no aguantaba las ideas que me rondaban... mis deseos de huída, de encuentro, de otro tipo de felicidad.

Así acabé con muchas cosas que me ataban a un mundo que no era mío, me atreví a lo insoportable para la mayoría, dejé atrás seguridad y calma, buscando ni yo sé qué.

Detrás del cristal de los cuarenta años encontré un mundo nuevo, muchas veces hostil, otras lleno de vida. Encontré el amor verdadero, y también el dolor de lo imposible. La independencia que me convertía en única donde me movía, que me daba libertad para elegir, para pensar, para decidir, pese a tanto, pese a todos.

Encontré trabajo duro, fuerzas para levantar la casa que yo misma había derruído, para levantar el alma que yo misma había construído. Noches de soledad a cambio de mis propios pensamientos; días de silencio a cambio de libertad de criterio. Lágrimas calladas a cambio de logros en solitario... victorias impensables frente a derrotas ya sabidas.

¿Fue una crisis? Dicen desde fuera que sí, que aún existe. Yo pienso que no, que sólo es un cambio, una simple decisión. Fue sólo la rebeldía que aún quedaba de una juventud donde no fui yo, donde mi razón negaba lo que mi corazón pedía.

¿Es mejor lo que tengo ahora? Es mejor lo que siento, lo que he entregado arriesgando a conciencia y sabiendo que lo perdía todo... mi riesgo, mi pérdida, mi renacer. Es mejor lo que cada día aprendo, lo que observo en esos mundos a cuyo seno me acompañan mi maleta, mi libreta y la música. Mejor lo que puedo enseñar a mis hijos, a los de otros, a vosotros.

No he pasado una crisis. Es lo que madura quien ha vivido más de cuarenta, con experiencias y con ganas de saber, con ganas de amar, con ganas de tener.
31 Responses
  1. erik Says:

    Fijate que he pensado muchas veces que seria eso de la crisis de los carenta...
    o lo que sean

    No creo haberla tenido nunca.

    Porque creo que llevo casi toda mi vida tenidnola, solo que a diferentes edades .

    Se me ha metido en la cabeza que podria haber algo, y qiizas sea mas facil que todo eso, quizas es que ya lo tenga y no repare suficiente en ello.

    Eterno inconformista que se conforma con casi cualquier cosa.


  2. Fermina Daza Says:

    Isabel, solo paso a saludarte, he llegado hoy de Berlín y estoy muy cansada, no me gusta leerte por encima, así que entro mañana a ver que dos nuevas entradas nos has regalado a los que te seguimos incondicionalmente.

    Un beso enorme y hasta mañana.

    Irene


  3. Lyra Says:

    Alguna vez tomamos decisiones difíciles que nos afectan y por otro lado nos benefician increíblemente a largo plazo, si somos capaces de verlo. El problema es que la gente de nuestro alrededor muchas veces no lo ve y se lo toma como una dura crisis que estamos pasando. Tal vez fuera duro, pero las cosas que merecen la pena nunca son fáciles. Un beso.


  4. isuntza Says:

    Yo no creo en crisis por llegar a una edad, Isabel, creo en crisis por llegar a un momento concreto de la vida, a una situación concreta Por llevar mucho tiempo aguantando, o a disgusto con lo que se es y con lo que se vive Por no vivir en definitiva Las señales son claras como ese mar que tanto nos gusta, cuando se encuentra tranquilo, relajado... deseos de huir, de felicidad, de cambiar seguridad y calma por algo todavia por encontrar, de recuperar uno de los sentimientos más humanos y, como tal, más positivos que podemos sentir y vivir a fin de cuentas, la rebeldía.

    No te conozco y el niño triste me dice que eres valiente Muy valiente Y que todos los que miran a tus ojos aprenden, maduran viviendo tu reflejo Por eso ha merecido la pena esto del blog, por eso espero tus palabras impaciente... como un niño esperando algo importante Y si encima me dices que es mejor lo que tienes ahora, lo que sientes, lo que vives... puedo decirte que has triunfado, wapisima, o por lo menos, no te falta mucho Ojalá nuestras (mis) palabras colaboren para que puedas sentirte... más feliz si cabe

    Cuidate Isabel, eres una persona muy especial y el mundo necesita gente como tu, con tu magia... Y nosotros también

    Muxus & más Muxus!!!


  5. RAÚL Says:

    a veces el agua nos llega al cuello, cierto, y es mejor nadar despacio, manteniendo la respiración, el equilibrio, para salir poco a poco del charco. tú pareces ser una gran nadadora, la verdad. entre mantenerte bien a flote y hacerte cargo de las cosas debes tener una espalda muy ancha.


  6. Ojo de fuego Says:

    La verdad no creo que exista una edad determinada para tener una crisi, en cualquier momento puede aparecer. Cambios, todos nos enfrentamos a ellos, podría contar demasiadas cosas. Todavía no he llegado me falta poco para cumplir los cuarenta, pero ya he pasado una gorda...
    Vivir en mí, me ayuda mucho, no quiere decir que viva para mí, pero se que hay cosas que han cambiado, aunque tengo amigos que me dicen que en lo básico soy la misma.
    Creo que en el fondo, sólo yo se lo que he cambiado y creo que todos pasamos por esa etapa, nos guste o no.
    Besitos


  7. RIPP Says:

    Isabel, las aritméticas humanas son plenas en paradojas. Uno de los descubrimientos felices al llegar a la mitad de tu vida es saber que la mitad de tu vida nunca ha existido. Por ende, pendemos de un fino hilo imaginario, todo el tiempo...

    Un beso desde Barcelona


  8. @Patrulich Says:

    Lo más valioso de tus palabras es que reconoces que has arriesgado a conciencia, y por ello tu renacer, tu constante aprendizaje...
    Yo también pasé los cuarenta y nunca me he sentido en tal plenitud como hoy, también porque he decidido arriesgar y es mayor lo ganado, sin duda.

    Un beso grandote


  9. Fermina Daza Says:

    Isabel, creo que llega un día en que no podemos más con la carga que arrastramos, y nos sentamos en mitad del camino a pensar, y nos damos cuenta que estamos viviendo la vida como autómatas, pero que no es eso lo que queremos. Y es entonces cuando tienes que dar el paso. No, no se puede hacer balance, porque en estos casos sabes que siempre vas a perder cosas muy importantes: estabilidad, seguridad, compañía, amigos... Pero es el precio que has de pagar para sentirte honesta contigo misma. Bueno, a veces te leo y te siento tan próxima que me aplico tus palabras y las traslado a mi propia vida, asi que no me hagas mucho caso :o)

    Un fuerte abrazo, Isabel

    Irene


  10. Neli Says:

    Intuyo una gran mujer detrás de este blog.
    Emprendedora, que se ha hecho a si misma, con valentía y sin miedo a equivocarse. Tomando las cosas como le han venido y surcando nuevos caminos para seguir avanzando.
    ¿Quién dijo que es fácil? Nadie, tu no ibas a ser una excepción.
    Admiro tu valentía, tu capacidad de amar y transmitir lo que sientes.
    Un abrazo, gran mujer.


  11. Ana Says:

    Lo primero valiente!

    Despues? Admirable.

    Luego? Increíble escritora de emociones (las frases de "a cambio" me han impactado especialmente ... tienes libertad, propios pensamientos, logros ... que más se puede pedir?, buen premio a tu valentía).

    Por último fiel a ti misma.

    Ah! Y besable ... un besazo niña! (tienes dedicatoria en mi b.).


  12. Pakous Says:

    En ocasiones he conseguido llegar a sentirme viejo y derrotado,saboreando los manjares de la soledad y otras hieles, pero el instinto te empuja casi siempre en alguna dirección y te coloca en lugares antes impensables.
    A veces arriesgar todo, perder el equipaje y empezar de "cero", te da una oportunidad única digna de ser aprovechada.
    Unos besos...


  13. Amanecer Says:

    Que eres un ser humano ESPECIAL, llena de valores, emociones y reflexiones intensas,y un gran amor para dar y compartir.
    Y es mejor, lo que cada dìa nos das con tu enseñanza.
    eres admirable!!

    Besos y muchos màs.


  14. muxica Says:

    Vivir es arriesgar. Eres valiente y decides. Siempre quedará la duda si el otro camino seria el acertado. Necesitaríamos más vidas para repetir.
    Creo que las crisis no son por años, son por las circunstancias. Pasar por los años es estar viva, lo otro seria lo contrario.
    Un beso. Como siempre fue precioso leerte.


  15. hermes Says:

    Si amiga, son esas ganas de vivir, siempre dispuestos a aprender, a madurar, sin cerrar la aventana a nada ni a nadie lo que nos permite tirar para adelante y sentir que estamos vivos.

    Un abrazo.


  16. celtaj Says:

    A veces se habla de crisis cuando sólo es un hastío por la monotonía del paso de años apagados que se suceden sin pena ni gloria.
    Pero hay otras "crisis" que son un vuelo hacia la libertad, un portazo a las cadenas que te atan, y una rebeldía ante la pérdida de la propia vida.
    Esta crisis es la que describes, y te envidio por la valentía de haberla llevado a cabo.
    Por conseguir ser LIBRE... para pensar, para decidir, para soñar... para vivir

    Me gustaría tanto poder romper las cadenas de tantas cosas que atan mi vida...

    Un abrazo.


  17. Pedro Jorge Says:

    Vaya que tienes mucho qué enseñarnos.


  18. Pepe Says:

    Nuestras edades, algo pasaditas siempre nos dan esa pequeña experiencia que ha sido absorbida con los tiempos y se manifiesta para ayudarnos en muchas ocasiones. Nada de crisis, todo pasa, todo pasará y nada queda, nada quedará (Matt Monro). Besitos y adelante.


  19. Guitarrero Says:

    Asociamos las crisis con algo negativo o doloroso. Pero también es necesario y enriquecedor pasar por etapas de cambio.

    ¿Alguien se acuerda de cuando dio el estirón? ¿No dolían las rodillas?

    No he llegado a los 40, todavía me falta. Dicen que a los 30 también hay una crisis, pero todavía no noto nada.

    Mi vida hasta ahora ha tenido algunas crisis. Después de pasarlas me sentí más fuerte, más yo, y aprendí a disfrutar de las cosas de un modo nuevo.

    Es madurar, supongo. Y lo que falta.


  20. Isabel Says:

    Tony lleno de contradicciones... eterno conformista que se conforma... así eres tú, con crisis eterna o sin ella.

    Lyra, las crisis las puedes detectar tú mismo, pero de ti depende que lo sean o que no sean más que etapas de cambio para mejorar.

    Isuntza, no sñe si he sido valiente o temeraria, sólo sé que no puedo vivir con la sensación de que no soy yo. Me he llevado por delante muchas cosas, quizá he tenido un punto de egoísmo que ha hecho daño, pero no puedo ir contra lo que creo y lo que siento. Gracias por tus palabras, siempre son tan alentadoras...

    Raúl, soy pequeña de tamaño, pero tengo anchas las espaldas de mucho cargar, y el estómago de mucho tragar también... la vida te transforma, te quita pero también te da.

    Ojo de fuego, el hecho de que mencionemos generalmente los cuarenta es porque es una edad clave, pero por supuesto se puede madurar antes o pasar antes por experiencias que nos hagan entrar en crisis. Lo importante es saber resolverlas.

    Ripp, me ha gustado lo de que la vida pende de un hilo... es muy significativo. Por eso mismo tenemos que cuidarla y mimarla, para evitar que se rompa.

    Patrulich, veo que me entiendes. Yo sigo buscando la plenitud, espero encontrarla.

    Irene, veo que hemos pasado por lo mismo, por eso nos comprendemos. Me alegra mucho volver a encontrarte por aquí.

    Neli, te agradezco tanto lo que me dices... no es fácil todo lo que nos lleva a un estado de felicidad, pero tampoco es imposible. Hay que intentarlo.

    Ay, Ana, que me sonrojas, niña... lo de besable me gustó, de verdad... lo otro también ;)

    Paco, a mí me aterra eso de empezar de cero, pero si hay que hacerlo, se hace. Todo sea por lo que podemos encontrar en el camino.

    Amanecer, que siempre me miras bien, y siempre llevas dentro tantos buenos sentimientos. Gracias.

    Muxica, se nota que entiendes de filosofía de vida... vivir es arriesgar, siempre.

    Hermes, gracias por visitarme, y sobre todo por tus reflexiones. Siempre serán bienvenidas aquí.

    Celtaj, sólo es proponerselo... pero piensa que romper cadenas tiene un precio, como todo en este mundo. Debes estar dispuesto a pagar.

    Pedro J., y tú a mí también, seguro.

    Pepe, preciosas tus palabras, pero siempre queda algo, aunque todo pase.
    Besos a todos.


  21. ISOBEL Says:

    ¿me quiere dar un abrazo una persona fuerte y viva?, lo mismo aprendo algo, besos y a tus pies.


  22. Frabisa Says:

    He aterrizado por casualidad en tu blog y me he encontrado con una grata sorpresa.

    Cuando se está vivo, uno evoluciona, crece, va adaptando el mundo a sus nuevas necesidades. Uno no es "para siempre" afortunadamente vamos cambiando a medida que cumplimos años, vamos cobrando mayor lucidez y de repente vemos todo mucho más claro.
    Me siento identificada con mucho de lo que cuentas, también en torno a los cuarenta di un volantazo al timón de mi vida y cada día estoy más orgullosa de haberlo hecho.

    Un beso


  23. thot Says:

    Las crisis son parte de la vida misma. Todas las tenemos pero lo importante es ir superándolas e ir aprendiendo y creciendo; como tú aprendes y creces cada día.
    Un beso !!


  24. Tawaki Says:

    Me gustaría comprobarlo, pero creo recordar que la palabra crisis tiene un origen mucho más positivo del que le otorgamos.

    Una crisis es un momento de cambio, y los cuarenta están ahí por algo. No recuerdan que estamos vivos, pero que no será así siempre, y nos ayudan a tomar impulso.

    Un abrazo.


  25. Isabel Says:

    Guitarrero, la crisis de los treinta no existe, te lo digo yo ;) Y es lo que tú dices... sólo madurar.

    Isa, bonita, me puedes dar todos loa abrazos que quieras, que te los devuelvo con todo el cariño. Muaaa.

    Frabisa, bienvenida a este lugar y deseo que esta visita no sea la última. Veo que has sido valiente y no te arrepientes... eso es que has encontrado mucho.

    Thot, en eso estamos, tú, yo y los que como nosotros intentamos vivir esta vida intensamente. Y que se note.

    Sí, Tawaki, deberíamos ver más connotaciones positivas en ciertas expresiones. De ese modo tendríamos algo más donde apoyarnos a la hora de superarlas.
    Besos a todos.


  26. Sibyla Says:

    Querida amiga, ante todo, mil gracias por colaborar con Pablo, en darme con mucho cariño, esa maravillosa sorpresa-regalo!

    Me identifico con lo que escribes, en ocasiones nuestra vida puede llegar a ser tan plana, que tenemos que subirnos a una montaña rusa, para sentir y experimentar, aunque sea sólo una vez en la vida, lo que es el Vértigo.

    Mejor que no te quedaras con las ganas.

    Besos arriesgados:)


  27. Ana Says:

    Las crisis fortalecen, aunque algunas dejen profundas heridas.

    Un cariñoso abrazo Isabel.


  28. MARISA Says:

    buenoooo.. sabes? los biologos lo llamamos "síndrome de la última oportunidad" está comprobado.. y sólo nos pasa a las mujeres, yo ando en la crisis de los 30... una cosa ¿como la mitad de la vida? la mitad son los 50 nena


  29. Isabel Says:

    Sibyla, fue un detalle que me encantó hacerte con todo mi cariño. Sabes que me encanta lo que me enseñas siempre.

    Ana, las heridas cicatrizan y queda una marca que a veces puede ser el recuerdo de cosas más felices. Sólo hay que concentrarse en eso.

    Marisa, yo soy bióloga y no lo sabía ;) La mitad son los 50... yo no había contado con llegar a los cien, pero si llego así como estoy, bienvenidos sean.
    Besos.


  30. @Patrulich Says:

    No puedo dejar pasar este día sin desearte un felíz día de la mujer, Mujer!
    Con mucho cariño...


  31. jorge Says:

    "Fue sólo la rebeldía que aún quedaba de una juventud donde no fui yo, donde mi razón negaba lo que mi corazón pedía".
    Excelente reflexion. Excelente decision, ahora la razon ya se ha acomodado al corazon.


    "¿Es mejor lo que tengo ahora? Es mejor lo que siento, es mejor lo que cada día aprendo".
    Entonces es mejos (indudablemente quedan atras cosas buenas, pero el conjunto ha mejorado)

    "No he pasado una crisis. Es lo que madura quien ha vivido más de cuarenta, con experiencias y con ganas de saber, con ganas de amar, con ganas de tener".
    Crisis en su acepcion de cambio, transformacion.
    Pero llamemos a tu experiencia como la llamemos: ¡Que envidia! Ganas de saber, ganas de amar, ganas de tener.
    Seguro que muchos firmariamos por estar en ese punto de partida.