Isabel

Soy de las que no toman café, por tanto una asocial para muchos. Lo mío es el té, quizá no exactamente a las cinco; lo tomo después de la comida, a media tarde, en esos momentos en que viene bien reflexionar sobre todo y nada, al calor de la infusión.

Miro como gira lentamente al vaivén de la cuchara, en ondas que desdibujan mi rostro. El humo que se levanta y me empaña las gafas; el aroma... bendito aroma que me trae evocaciones de otros lugares.

Pienso. Quizá no estoy haciendo lo que debo, o sí lo hago pero no en el lugar adecuado. No es la primera vez que estas ganas de salir de aquí me persiguen. Lo mío es la enseñanza, eso ahora lo tengo claro, pero creo que aquí no estoy dando todo de mí, o peor aún, no están recibiendo lo que tendrían que recibir.

No es que mis chicos no me escuchen, o no me atiendan, o no aprendan... supongo que algo les queda después de las clases, pero esa desgana suya contra la que lucho día a día, que a veces se vence y otras te vence, me hace pensar que hay muchos lugares en el mundo donde alguien daría lo que fuera porque le enseñasen a leer o escribir.

Más vueltas de cucharilla... estoy en plan heróico; misiones altruistas de enseñar al que no sabe. ¿Es eso o es mi famosa huída hacia adelante? Lo cierto es que no lo sé, no sé si quiero perder de vista el mundo conocido o pretendo que me pierdan de vista a mí. Justo ahora que tengo cosas por descubrir... no, de heroína nada, soy más bien cobarde.

Mi taza casi se enfría, doy pequeños sorbos que alivian el frío interior, el estómago medio revuelto de tanto pensar. Y me digo que es mejor saborear el líquido, cerrar los ojos y creer que aún tengo cosas que resolver por aquí, que mis chicos me necesitan para descubrir que desean aprender, que tengo que estrenar la preciosa falda que me compré esta tarde. Y allá, en el futuro, quizá algún día me esperen otros lugares con nuevos niños a quienes enseñar. Es otro sueño, tras mi té con pastas.
12 Responses
  1. Hola guapa :)
    A mi me hubiera fascinado tener a alguien como vos para q me enseñara lo mejor de si. Sin embargo mi primera maestra fue una persona fria, "pesada" y q nome dejaba ser libre para lo q queria hacer.
    Hoy 25 años despues (hay q feo soño eso jaja) me doy cuenta q ella hacia lo q debia y q en la infancia q yo veia solo entraban los juegos, lo demas, me resultaba aburrido y no me daban ganas de aprender lo q no fuera por mis propios medios.
    Estoy segura q esos niños en su madurez te agradeceran la gran persona q fuiste y lo mucho q aprendieron aunque en esa epoca les pesara.
    Eso si, yo sigo pensando q mi maestra era una borde... y muy por el contrario, esos niños recordaran lo maravillosa q sos :)
    Un beso grande!!


  2. Ana Says:

    Isabel aunque a veces te parezca que predicas en el desierto no es así. Ahora no vemos los frutos que llegarán con el tiempo.
    Como tú bien te defines te gusta enseñar y aprender. Sigue tu vocación, disfruta del té y de esos pensamientos altruístas. No eres cobarde porque sigues luchando para regalar a todos lo mejor de ti. Y algunos te necesitamos día a día y aprendemos de tu valor y tu ilusión.

    Un gran abrazo, feliz domingo mi querida amiga.


  3. osset Says:

    Quizas el te te pone flematica, por que no pruevas un dia con el cafe que es un poco mas excitante.
    Aunque tal como estan lo niños en esta epoca te entiendo.


  4. Mariaisabel Says:

    Por primera vez entro en tu blog, ya sabes, a través de otros blogs vas haciendo visitas.
    He ido leyendo y leyendo. Lo he pasado tan bien viendo como escribes! Lo haces de maravilla.
    Yo también soy una romántica empedernida y como tu dices: Así me ha ido...
    Enhorabuena por el blog.
    Un abrazo


  5. Sibyla Says:

    Isabel, me encanta recibir tus visitas y tenete como amiga, eres una persona muy sensible y por eso te cuestionas hasta cierto punto si merece la pena lo que haces o cómo lo haces.
    Por ello, me gustaría compartir contigo una frase, que a mí me ha ayudado en algunas ocasiones:
    "Florece dondequiera que estés plantada".
    Animo, tal vez y aún sin saberlo estés haciendo mucho bien.Es cierto que en la docencia, el desafío cada vez es mayor, pero los niños y jóvenes necesitan instructores con la cabeza bien amueblada como es tu caso.
    ¿Compartes conmigo una taza de té?
    Un fuerte abrazo.


  6. muxica Says:

    Tengo muy cerca personas que comparten tu profesión, por eso la vivo día a día ya hace años. Nuca nada queda el vació, con el paso de los años lo veras.
    Un beso.


  7. celtaj Says:

    Sea donde sea, la enseñanza siempre da fruto. Siempre.
    Aunque no lo parezca en algún momento.
    Nieto, hijo, sobrino, hermano, cuñado, primo y tío de profesores (entre cerca de 30, ¿fui yo la oveja negra?), me da envidia escucharles, sobre todo a los más mayores que ya terminaron su tarea.
    Siempre, todos, saben que han dado un fruto, y siempre acaban conociéndolo de mil maneras.

    No tengo dudas.. tu fruto será enorme... sea donde sea y estés donde estés.
    Sólo eso ya haría fructífera tu vida. Enhorabuena.

    Un abrazo.


  8. erik Says:

    Cada dia que vengo a verte (leerte no) me encuentro mas y mas coincidencias, bueno me imagino que el mundo eata lleno de gentes a las que les gusta o piensan parecido. en alguns cosas, claro esta. Ahora estoy escuchando esa candion de Nico uy The Velvet Underground que me encanta y que claro esta tnego en mi discoteca.

    Luego lo de la enseñanza, bueno eso mejor seri dejarlo estar.

    Lo de Heroina, ya lo eres solo por aguantar una clase con algo menos o
    por lo menos treinta besugos. Que yo lo he visto, ja, ja, y se de que va.

    Decir que todas mis amigas, las de mi edad, claro, porque las nuevas que son de la generacion de mi querida Mr (esposa/compañera) al ser esta mas joven que yo ni una, bueno si, una si, se didecan a la enseñanza.

    y bueno, en fin aquella, mi Musa muerta, aquella que perdi camino de Paris, aquella tambien.

    Y Hablemos del Te, je... Yo tampoco tomo cafe, Pero Te, como dicen los castizos, por un tubo.


    Bien musicas a parte tambien te.

    Besos

    Nos vemos.


  9. Isabel Says:

    Compartir mis inquietudes con vosotros hace que sea capaz de asimilar las cosas con más conocimiento. Os agradezco las aportaciones.
    March: lo mejor de mi profesión es cuando,años más tarde, te paran por la calle, te reconocen y te besan con una sonrisa. Eso vale por todas las pequeñas amarguras diarias.
    Ana: no se puede evitar pensar a veces que no das todo de ti, que podrias hacer más, pero la verdad es que hago lo que puedo. Gracias por estar siempre a mi lado.
    Osset y Maria Isabel: me ha encantado vuestra visita, que será correspondida. Gracias por permitirme conocer vuestro propio mundo y por vuestras palabras.
    Sybila: yo es que admiro mucho tu blog, lo que estás haciendo en él, tu modo de hacernos conocer tantas personas interesantes, y tus propios pensamientos. Me encanta.
    Muxica: lo mío es a recoger a largo plazo, a veces ya nilo veo, pero queda siempre la esperanza.
    Celta: no eres la oveja negra, tú escogist tu propio camino. Será que no era esta tu vida, pero seguro qe lo hubieses hecho de maravilla y tus alumnos no te hubiesen olvidado.
    Gracias, Erik, por venir a VERME y por conocerme algo más día a día, que es mutuo.


  10. Una delicada e dedicada maestra me parece que es lo que eres.
    Deseo que sigas teniendo bonitos sueños y puedas llegar al cume de la belleza y de la felicidad, con té, con amor, con paz, con esperanza, siempre.

    Besos.


  11. Lo mio es el café solo, largo y con unas gotas de aguardiente, pero solamente despues de la camida. Creo que es el placer gastronómico que no dejo fallar.
    Pasada esa hora ya no puedo tomarlo, porque entonces me afecta al sueño. Todo esto puede que sea un proceso de mi mente o que ese café la las tres de la tarde, al llegar la hora de acostarme, ya esté digerido.
    Me gusta el te, pero no el de sobre. Me gusta el natural, el que tomé en la India y en Ceilan (no en mi ficcion de navegante, sino cuando estuve alli como periodista), bien hervido y colado.
    Nos tomamos uno?
    Besos


  12. Isabel Says:

    Tchivinguiro, lo tuyo es pura poesía. Ahí estamos, intentando llevar sueños adelante. Besitos.

    Orestes: por supuesto que no te voy a rechazar un té cuando recales por estas tierras. Nos leemos. un abrazo.