Isabel
" No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida no temas, míralo a la cara y con la frente bien levantada"

Entro en mi Google personalizado y leo esta frase en uno de los bloques que añadí. Es de Nietzsche. Nunca me he sentido identificada con su filosofía, pero desde hace un tiempo sus citas me llegan muy dentro. Mirar al sufrimiento a la cara quizá es temerario, pero es la mejor opción; si no, sólo queda sentarse cabizbajos a esperar que el tiempo pase y lo cure todo. Me disgusta la sensación de sufrimiento y por eso me muevo. Giro, entro y salgo, compongo puzzles horarios inimaginables que alargan tremendamente mis días hasta convertirlos en jornadas maratonianas llenas de actividades, con pocas horas de sueño inútil. Es lo único que calma mi ánimo.

Y de tanto moverme consigo cosas que no busco, pero que encuentro. Es como si algo, o alguien, estuviera empeñado en compensarme de todo lo perdido. Hoy me decía Salomé que eso pertenece a la teoría del ying y el yang, y lo cierto es que tampoco creo del todo en esas cosas. Sólo creo que el mundo está lleno de contradicciones que tal vez no son más que distintos estados del equilibrio.

Ya no tengo lo que más amaba, pero a cambio hay ciertos éxitos que se elevan, me envuelven en una espiral de acontecimientos inesperados que llevan mi vida hacia adelante casi independientemente de mi voluntad. Me aturden ambas cosas... superar la pérdida y asimilar los éxitos.

Aún así, en estos momentos casi preferiría que mis contradicciones cambiasen de sentido.
3 Responses
  1. Isabel, cuanto cuesta salir adelante, lo se!

    Debes seguir a flote guapa!, hay miles de razones a tu alrededor para sonreir.

    Me resulto sumamente interesante tu post,...pero animos! si?

    Te dejo un fuerte abrazo!


  2. celtaj Says:

    Puede que el sufrimiento no esté a tu nivel para mirarlo a la cara. Puede que mida más que tú y sólo puedas llegar a su ombligo.
    Puede que sea un gigante y tú un liliputiense.
    Sin embargo, aunque no puedas mirarlo de frente, tú eres un ser, una vida... y nada ni nadie tiene derecho a pisarte, ni siquiera el sufrimiento.
    Aunque no puedas vencerlo, déjalo de lado, sé libre, vive la vida.
    Bienvenida al mundo de los locos... ojalá te sientas feliz en él.
    Un abrazo.


  3. Ana Says:

    Isabel,ama por encima de todo tu propia vida, lucha por tu felicidad y si en algún momento tiras la toalla que sea muy cerquita para recogerla de nuevo.

    Entiendo tu dolor porque lo comparto, sueños rotos, alma llorando sangre de una herida que no cicatriza.

    Tiempo al tiempo, renacer y levantarse después de cada golpe, de cada caída. Es la victoria de los luchadores frente al infortunio.

    Animo, quedan muchas alegrías por vivir.

    Un cálido y solidario abrazo, cuídate, nos leemos.