Isabel
Si la libertad cuesta dolor y lágrimas, sudor y firmeza, heridas de muerte, soledades y desequilibrios contados...

Si cuesta parte de tu vida y de la de otros, cambios tremendos, errores y a veces odios.

Si la libertad está clara en tu mente, si sabes que la amas y la defiendes.

Si decides que eres libre, pese a todo, que nadie volverá a atraparte en redes de cristal y nadie volverá a callarte.

¿Cómo vas a permitir de gratis que se metan en tu vida los que no quieren de ti más que angustiarte, decirte cómo debes de vivir tu vida, cómo debes de comportarte? Si tú tienes experiencias, las has luchado, entiendes de tu tristeza y la asumes y la adoptas y la conviertes en parte de tu alegría. Si tú tienes clara tu visión de la vida sin hacerle daño a nadie, sin torturas en la cabeza.

Que no, señores, que no es momento. Que no quiero perder la calma de nuevo. Ni que vengan ajenos a decirme qué tengo que hacer con mis propios momentos.

Lo que cuesta la libertad lo sabemos los que la hemos ganado a pulso y la hemos adaptado a nuestros intentos de vivir en silencio o entre gritos de felicidad.

21 Responses
  1. Ligia Says:

    Si te has ganado la libertad a pulso, tienes todo el derecho a disfrutarla como te parezca. Abrazos


  2. LUNA Says:

    La libertad, algo que no se regala. Algo que se consigue particularmente, muy adentro del corazón, por deseo, por convicción.
    Pero es un arma de doble filo.
    Ciuando eres libre, para elegir, para decidir, eres también el responsable de tu vida, de tus actos y sus consecuencias.

    Es un deseo, un derecho, una virtud.
    Un besito amiga.


  3. raúl Says:

    para la libertad sangro, lucho y pervivo, decía el poeta, pero si es sin perder la calma mejor, eh?


  4. VerboRhea Says:

    Nunca entenderé cómo algunos pueden vivir continuamente encadenados a la vida de los otros...con lo bello que es sentirse libre, aun sabiendo que nunca lo seremos completamente.

    ¡¡Sigue volando alto!!

    Que tengas una feliz semana, sin ataduras ni agobios.


  5. No permitas que nadie traspase esa línea que te permite ser tú misma y vivir tu vida libremente.
    Besos y abrazos!


  6. ybris Says:

    Cuesta la libertad ¿verdad?
    Y no por su grandeza o amplitud sino porque es el espacio acogedor que necesitamos para vivir y que continuamente tenemos que defender de las incursiones ajenas.

    Besos.


  7. Larisa Says:

    Querida Isabel:

    La libertad en sí no cuesta. La tenemos. Lo que ocurre es que jugamos a cortar la del vecino. Nos escupen en la libertad. Un día nos descuidamos un poco y nos la encontramos hecha jirones en un rincón.

    Pero no voy a ser yo la que te diga que la palabra clave es VIVE. Eso lo sabes de sobra. Grecia lo sabe de sobra.

    Bacio


  8. isobel Says:

    que preciosidad de foto, y me da igual que seas libre o no (es mentira), que yo quiero una cita para el puente, un beso pequeña luchadora


  9. Ojo de fuego Says:

    Con los años terminas decidiendo como quieres vivir tu vida. Abandonas viejos clichés de comportamiento, encuentras lugares en los que ser uno mismo, te aupas decidio ya que sabes que eres la persona que está tomando las riendas en cada momento. Hace años me di cuenta que quien critica porque si, sin razón de peso, no lo hace con buena fe. Envidia, celos, superioridad,, véte a saber... Y al final quien se tiene que lamer las heridas es uno mismo... Criticar es muy fácil, construir es más complicado, pero que hermoso es construir...

    Besitos, guapa.


  10. Frabisa Says:

    Claro que sí, todo tiene sus ventajas e inconvenientes, incluso la libertad.
    Pero si has decidido pagar el peaje que comporta ser libre, adelante y sigue tu camino sin hacer caso a voces discordantes.

    un besito, guapa


  11. Fabiana Says:

    ¡Excelentes palabras Isabel!

    Las comparto plenamente y además, aplico esa teoría de "la libertad" desde hace unos cuantos años. No le hago daño a nadie, y ando mi propio camino sin permitir que interfieran en él.

    Besitos.


  12. Isabel Says:

    Pues claro, Ligia, a pulso!!

    Luna, hablas con sabiduría. La libertad requiere estar muy seguro de que la quieres.

    Siempre, Raúl. Sin perder la calma :))

    Verborhea, hay quien aún tiene miedo a volar... y no es que no te vayas a caer, pero mientras estás en alto, qué gusto da!

    Gracias, Olga, te extrañé :)

    Sí, Ybris, tu espacio, tu tiempo, tú... cuestan.

    Larisa, sabes bien de lo que hablas ;))

    Isabelita, nos vemos para el puente, así que prepárate.

    Pili, con los años adquieres la valentía para rebelarte y la conciencia de que va quedando menos y hay que aprovechar lo que queda.

    Isa, está pagado de sobras todo lo que se cobraba.

    Bien, Fabiana!! Adelante, pues con nuestra hermosa libertad.
    Besos a todos.


  13. fernando Says:

    cuesta mucho y por eso se debe valorar más mucho cuando se tiene. Besos.


  14. La libertad es uno de los valores mas preciados, te queda bonito el texto.
    un placer pasar por tu casa.
    que tengas una feliz semana.
    un abrazo.


  15. Tawaki Says:

    Cuesta conseguirla, pero sobre todo, cuesta mantenerla. Por eso es tan valiosa. Creo que fue Napoleón quien dijo que la libertad era una isla sin playas.

    Besos.


  16. Deseo Says:

    Hace muchos días que no vengo. Ponla muy alto, sube el volumen y pon pantalla completa:

    http://www.youtube.com/watch?v=VZZTb8Mvq8M

    ¡Te quiero Tia!


  17. toñi Says:

    Es horrible estar rodeada de personas que intentan manejar tu vida. Yo lo he vivido muchas veces y eso me ha costado disgustos y muy gordos.
    Con el paso de los años también lucho por que mi vida sea mía y de nadie mas.
    No dejes nunca que nadie te manipule.

    Besos amiga


  18. Anabel Says:

    ¿Tiene alguien derecho a decirnos cómo vivir nuestra libertad por la que tan alto precio hemos pagado?
    Nadie.

    Tenemos el derecho de equivocarnos ejecutando nuestra libertad al máximo. Nadie se irá de rositas, eso seguro.

    Ser libre no tiene precio, no hay nada que pueda pagarla, ni tan siquiera compensarla.

    Un placer volver a tu casa, Isabel.

    Te veo en plena forma.

    Un beso,

    Anabel


  19. Ángel G. Lajarín Says:

    Por desgracia la libertad no es más que un bonito sueño. Creemos que somos libres, y en cierta manera necesitamos autoengañamos, porque sino, ¿merece la pena realmente todo lo que hacemos?. Yo me considero desde que empezó este año un presidiario en este mundo, muchas veces me agreden con la palabra, otras agredo yo. La desgracia es el día que te das cuenta que has estado en una jaula, estrecha, sin barrotes de la que no puedes ni quieres salir.

    Adios a mis sueños, mi vagueza acabará conmigo sin duda.

    Necesitaría dar un completo giro a mi vida, pero la falta de fuerzas y de ganas me supera. Necesitaría vivir en otro sitio, en otro continente. Vivir solo, no hablar con nadie, que no existiese nada conocido. Quizás sea la única manera de sentir algo parecido a la libertad, ¿no creéis que quizás mis palabras sean ciertas?. Odio tener las cosas siempre tan claras, y a la vez tan turbias.

    Odio no poder hacer lo que me venga en gana cuando me venga en gana. Odio depender de agentes externos para absolutamente todo. Empezando por beber agua o por comer. Odio no conocer otra forma de vivir.

    La libertad no existe amigos.

    Y perdonad que sea tan real.

    Un abrazo a todos.

    Ángel


  20. Isabel Says:

    Ángel, tú mismo te das respuestas... ni puedes ni quieres salir. Y la cuestión está, primero, en querer.
    Nos hace así la sociedad, nos encierra en estereotipos. Puedes aceptarlos o no, pero si los aceptas es con todas la consecuencias.
    Lo malo es que las personas tendemos a acomodarnos y todo lo demás da miedo. Salir de ese miedo no es gratis, a veces las consecuencias no se superan, por eso es tan complicado subirse a ese carro.
    Te mando mi cariño y mi ánimo, ojalá podamos encontrarnos pronto y tener una de esas conversaciones nuestras largas y tendidas. Un abrazo grande!!!


  21. Ángel G. Lajarín Says:

    Hola Isabel.

    Gracias por tus palabras.

    He tardado mucho en volver a tu rincón, pero de vez en cuando entro. Eres una de esas personas a las que me gusta leer.

    Entiendo todo lo que escribes, y sé que lo haces desde el cariño, pero a veces las cosas carecen de sentido, lo malo es cuando te das cuenta de esto, porque casi nunca tenemos tiempo para fijarnos en nuestra propia vida.