Isabel
La escuela de música es una vieja casa modernista reformada, muy bien situada en lo más tranquilo del pueblo, justo enfrente de mi casa. Cuando la trasladaron allí fue como estar en otro mundo, porque de repente, a partir de las tres de la tarde, el aire se llenaba de notas musicales.

Pasear hacia la plaza se deseaba lento, para admirar ese piano que ensayaba aquella hermosa pieza una y otra vez, o para captar los matices de las escalas y arpegios que la trompeta o el clarinete dejaban escapar por las ventanas.

Músicos sin nombre, que regalaban arte cotidiano sin saber siquiera que lo hacían. Me sensibilizaba y los envidiaba a la vez. Hasta que conseguí que me admitieran, hace unos pocos años. Desde entonces, yo misma lleno la calle de música el mediodía de los jueves, mientras peleo con los estudios de Lancelot.

Me gusta el aroma de la escalera, me gusta subir hasta mi buhardilla, donde ensayo en una pequeña habitación de techo inclinado y ventanas pequeñas que dan casi a la plaza. Ese camino, los dos pisos que me separan de la entrada, está lleno de pianos, de flautas traveseras, de voces que suben y bajan en escalas a veces casi imposibles. Sobre todo, está lleno de amor.

Algunas veces me paro ante una puerta cerrada y escucho la melodía que me ofrece quien, sintiéndose en soledad y en libertad, toca sus sentimientos y ofrece su corazón. Así lo recibo, anónimo y bello, así lo percibo y así me arranca a veces las lágrimas.

La escuela tiene dentro la magia de la música, el aroma de la clave de sol, la luz que ilumina las partituras que la gente que la habita convierte en puro arte.

30 Responses
  1. LUNA Says:

    Siempre pensé que una Escuela de
    Música, un Conservatorio de Musica es...Un Castillo Encantado!
    El más bello cuento jamás contado!!!!

    Un besito, y !que suerte, poder visitar ese Castillo!


  2. Pienso como Luna, es un castillo encantado, no sabes las veces que me he colado en el conservatorio de Barcelona, del Bruc, donde estudia mi hija, y tambien me he sentado en los bancos de los pasillos a escuchar lo que tocaban detrás de esas enormes puertas. Es una sensación única... solo que tambien me hubiera gustado a veces ser el que está detrás de la puerta, pero todo no se puede hacer en esta vida... Me alegro que tu puedas disfrutar de ello.
    Petonets
    Encarna


  3. Isabel, me has hecho recordar mi taller de pintura. Es curioso, yo también tengo que subir unas escaleras y recorrer un largo pasillo, en mi caso, inundado por el olor (a mi se me antoja aroma) de aceites, disolventes y trementina. Siempre me siento bien allí.

    Un beso


  4. La música es lo mas sublime que hay.. la escuela lo mas bello..

    Un gusto leerte


    Un abrazo
    Con el saludos fraterno de siempre..


  5. Miguelo Says:

    siempre he querido aprender a tocar el piano...


  6. raúl Says:

    fusas, musas, magia redonda, blanca. hermoso lugar describes. "escuela de música" suena ya hermoso, sea el lugar que sea. por eso me duele en el corazón que magisterio musical desaparezca con las nuevas titulaciones de grado.


  7. isobel Says:

    si es que te estoy viendo =0), igual que a la alfombrilla, besillos


  8. €_r_i_K Says:

    Besos Isa, eres una gran observadora,
    pero....eres mejor narrando tus sentidos....


    Abrazos....


  9. Tony Says:

    ¡ah!

    Como te entiendo. Disfrutaba cada tarde de esas notas perdidas y del bullicio de los estudiantes entre clase y clase. No en vano me tire ocho años en el conservatorio acompañando a las nenas


  10. Ojo de fuego Says:

    El conservatorio donde inicie mis estudios de música también es delicioso. Es un antiguo palacio de unos señores que viviendo en el lugar. Cuando lo abandoné no pensé que volviera a penetrar en esa andadura a la que me ha vuelto a llevar el piano y a pisar aquellas mismas escaleras de hace años...
    Muy hermoso y sentido lo que has escrito, bello.
    Besitos


  11. VerboRhea Says:

    Me has traído el recuerdo de las frías tardes de invierno, la escalera interminable de granito, las parades de corcho, el silencio y la paz del Monasterio renacentista, que con los años pasó a ser Hospital, Casa de Misericordia, creo que cuartel,...

    Hoy es un Complejo Cultural; en él estudié unos años de música y,
    en carrera, volví a pisarlo para asistir a Congresos.

    Desde mi adolescencia lo recuerdo como un lugar de capiteles de granito y de paredes fríos, pero acompañado de la calidez de las notas que se oían en el silencio del infinito pasillo, de nuestras voces entonando la lectura del pentagrama, y del cariño de las personas que allí conocí...

    Un beso y buen fin de semana.


  12. AnyGlo Says:

    Cuánta belleza dibujada en tus líneas... casi escucho la música de tus letras... Te dejo un beso. Sé Feliz!!


  13. jordim Says:

    cuánta gente desea en secreto ir a una..


  14. thot Says:

    Preciosa descripción, tan visual y tan sonora.
    Un abrazo !!!!!


  15. ybris Says:

    Belleza de la música.
    Sobre todo de la que se regala mientras se aprende.
    Y, sobre todo, la que se manifiesta cuando alguien la lleva dentro.

    Besos.


  16. Fabiana Says:

    Mi vida está muy alejada de la música. Pero debe ser un mundo fantástico, lleno de magia y estética.

    Muy lindo relato. Me permitió sumergirme en él.

    Que tengas una hermosa semana.


  17. muxica Says:

    Te recuerdo y leo cuando puedo y siempre me quedo prendado por tus letras.
    Un abrazo, no te olvido


  18. Un lugar donde vives, disfrutas y eres feliz como se nota claramente. Besos.


  19. RMC Says:

    La musica es ritmo, melodia,
    un mundo fantástico, genial, emocionante,
    la escuala es la base, la esencia de la musica.
    un placer leerte

    Feliz semana
    un beso
    RMC


  20. Encontrar pequeños refugios como éste que cuentas y brindan placer, es una de las cosas más importantes que tenemos.
    Es parte nuestra, de una. Seguro esuchás esas escaleras crujientes que te dan la bienvenida a cada peldaño...y te esperarán hasta la próxima vez, mientras van esuchando melodías de otros.

    Un beso, Isabel. Ya imagino esa buhardilla con tu relato!


  21. Neli Says:

    Tú si que tienes magia dentro y ¿sabes qué? la música es un instrumento que se nos regala para dejar salir toda esa magia.
    Porque no hay dos piezas iguales ni dos maneras de interpretar una misma partitura. La manera en que amas, en que piensas y sientes, todo eso y mucho más es tu música.
    Enhorabuena Isabel, por haberla encontrado y que ella te encontrara a ti.
    Muchos besos.


  22. Ana Says:

    Qué bien suenan tus estrofas mi querida Isabel. Se nota la armonía de los sentimientos y la paz interior que transmites en cada palabra.

    Un fuerte abrazo.


  23. Frabisa Says:

    Realmente esa escuela parece tener la magia especial de los sonidos.

    Seguro que es una actividad que te aporta mucho. Me das cierta envidia, no tengo oído para aprende música y me hubiese gustado.

    un beso


  24. manolotel Says:

    Es la sencillez lo que cautiva en este pasear lo siempre imprevisto cotidiano.

    Te imagino feliz en ese pueblo tranquilo y esa tarea maravillosa que es enseñar (mi padre fue maestro, mi hermana lo es). La música en un contraste esplendido sobre la ruidosa realidad motorizada de la gran ciudad.

    De alguna manera algo de esa paz, de esa mirada tuya que la traduce, se queda en el corazón de quien por aquí pasa.

    Un besote, amiga.


  25. toñi Says:

    La música es lo que alegra la vida

    Un beso


  26. hablar de musica es hablar de personas y hablar de personas es buscar el sentido de cada letra en el que manifiestan sus pensamientos
    la escuela es un lugar de aprendizaje y sobre todo de conocimiento


  27. Isabel Says:

    Luna, es mágico, como digo. Es especial y diferente.

    Encarna, disfruto mucho escuchando tras las puertas, sobre todo ese sonido sin forma que dan todos los instrumentos a la vez.

    Irene, sé que lo que se siente es lo mismo, sea por el sentido del olfato o el del oído. Es la misma magia.

    Adolfo, pregúntale a mis alumnos qué es para ellos la escuela ;). La de música sí es bien especial.

    Miguelo, nunca es tarde. Yo empecé con 42.

    Raúl, las titulaciones cambian, pero esperemos que no nos cambie la esencia del profesor de música.

    Jaja, Isabelillaaaa, que me tienes muy vista, tú.

    Erik, narro lo que vivo y, sobre todo, lo que siento. No se me da mal expresar las cosas que llevo dentro, y eso me agrada.

    Tony, tú y tu piano... envidia que me das.

    Pili, una de las cosas bonitas del verano fue verte y oirte tocando el piano, con ese sentimiento tan bonito. Todo es voluntad.
    Besos a todos.


  28. Isabel Says:

    Verborhea, lo bueno que tiene la música es que dulcifica todo lo que toca, hasta las frías paredes de piedra.

    Anyglo, la música se puede oir hasta cuando no se escucha, eso es algo maravilloso.

    Jordim, pues todo es encontrarla y animarse...

    Thot, siempre son bellos los contrastes de sentidos.

    Ybris, aprendiendo es cuando más se comparte, y cuando todo se regala con cariño.

    Fabiana, que no tengas música sonando a tu alrededor no significa que tú no la desprendas.

    Múxica, siempre estamos cada una donde la otra, aunque nuestras vidas nos lleven por caminos distintos.

    Sí, Fernando, allí soy completamente feliz... excepto cuando no salen las cosas ;)

    RMC, sin la música, poco sentido tendría la vida. Aprenderla es todo un misterio que abre los ojos.

    Marcela, esa pequeña buardilla es tan especial... me hace sentir que tengo un rincón donde matar las penas.
    Besos a todos.


  29. Isabel Says:

    Neli, la música tiene de bueno que nunca te abandona, nunca te decepciona, permanece como amor fiel. Por eso cumple mis expectativas.

    Ana, tienes razón, la paz interior se transmite, se exterioriza en palabras y sensaciones.

    Isa, tú, sin embargo, tienes unos ojos que captan lo que te rodea con una sensibilidad especial.


    Manolotel, esa es la maravilla de la vida cotidiana en un lugar lleno de paz... mi propia alma.

    Toñi, la música es pura alegría, en efecto.

    Milthon, sería bueno que la gente supiera el sentido último de la escuela, el aprendizaje, el conocimiento, en definitiva, la vida.
    Besos a todos.


  30. Tawaki Says:

    Una de mis frustraciones es la de no saber tocar ningún instrumento. Quizás en otra vida...

    Besos.