Isabel
Uno de esos domingos en que daría cualquier cosa por no tener que estar en casa... las golondrinas vienen a visitarme casi a la puerta de la terraza. Osadas ellas, que pueden volar libres de obligaciones.

La primavera gira poco a poco a verano, pero estamos a fin de curso y los exámenes se acumulan y la responsabilidad llama al trabajo, aún en mañana de domingo. Pocas veces me he sentido así de tranquila. Será que la edad lleva a esa madurez en que decides si tu vida se rige o no por una sonrisa. Ya se acerca mi cumpleaños de nuevo, no pienso hacer ni un solo balance, no pienso mirar hacia atrás, porque la vida no se mide por lo que pasó, sino por lo que está al llegar.

Me decía un amigo querido ayer que lleva una temporada en la que ha dejado de conformarse con las cosas que le otorgaba un pasado pasivo, y que a partir de ahora tocaba mirar el rendimiento que iba a sacar a los años que quedaban por delante. Esa es la actitud. Esa, y no otra. Porque uno trabaja su vida desde el presente que conforma el día a día, y con los días que se van, se debe afirmar lo que uno desea en adelante.

Miro por la ventana y no, definitivamente no me apetecen quejas ni malos humores ni pesares ni nada de nada que no sea imaginar la playita cercana. Y eso que no puedo... Crema a montones, sol de tarde, nada de horas punta... y bañarme en el agua caliente de las siete.

Uno hace de su vida lo que quiere. Podría estar amargada, decepcionada, llorosa y muerta de miedo, pero no me da la gana... estoy en una etapa rabiosamente adolescente en cuanto a mi propia revolución mental. No le tengo miedo a nada, quizá porque ya me venció tanto que, al final, es casi como decía Marlon Brando en Apocalypse Now: del horror hay que hacerse amigo.

Después de algunos capítulos de mi vida un tanto angustiosos, solo me queda descubrir lo que me espera allá delante y abrazarlo todo, como si fuera la primera vez. Querer hasta el último de los suspiros, desde el frío hasta el calor, dejarme la piel sintiendo la compañía y la soledad. Me queda la mitad de mi vida, como dice mi hijo pequeño (me da que cuenta mal o que me quiere mucho), así que adelante con ella, empezando por este domingo precioso entre exámenes. Si se me ha concedido de nuevo la vida, sería de necios no aprovecharla.

11 Responses
  1. Ojo de fuego Says:

    Ayyyyy, nena. Y qué razón tienes!!! Sólo cuando la vida te ha dado varios puñetazos valoras más quien eres y lo que tienes. No se esperan muchas cosas, muchísimas, pero otras, sé seguro que se me agarrarán a la mano de nuevo.

    Es mejor dejar de querer entender ciertas cosas para disfrutar de otras con la sabiduría que nos dan los años... Ayyy!! Si tuviera veinte años con lo que sé ahora... ¡Lo que haría! Siempre he pensado que la naturaleza es muy inteligente. A nosotros nos viene con los años...

    Te envío un beso muy grande con la seguridad de que volveremos a sentarnos en una mesa juntas.

    Besos, Isabel


  2. Ligia Says:

    Es la decisión más acertada, mirar hacia adelante y disfrutar la "media vida" (a mí un cuarto) que nos queda. Abrazos


  3. Jucar Says:

    Haces dos afirmaciones en tu texto, una con la que estoy de acuerdo y otra con la que no. Empezaré por esta última; "la vida no se mide por lo que pasó, sino por lo que está al llegar."
    No puedo estar de acuerdo, nuestra vida, hasta este precios momento, es todo lo que hemos vivido y todo lo bueno o malo que hayamos sido capaces de hacer o deshacer, por lo tanto es la única medida posible. Sí es cierto sin embargo que el pasado no tiene vuelta atrás, y el futuro está en nuestras manos.
    "Si se me ha concedido de nuevo la vida, sería de necios no aprovecharla."
    Con esta otra afirmación sí que estoy completamente de acuerdo. Sería de necios no aprovechar cada segundo, porque cada instante que acaba, se va para no volver.
    Un buen texto que invita a la reflexión, un beso.


  4. Isabel Says:

    Pili, lo mismo te digo.. ahora no me pillaba el toro otra vez, si supiera lo que sé, en el pasado. Nooooo. Y ten por seguro que nuestras conversaciones cara a cara no se han terminado. Noooo. ;)))


  5. Isabel Says:

    Ligia, media o un cuarto, nos queda vida para aprovecharla y aprender mucho más. Besos!!


  6. Isabel Says:

    Júcar, hoy cambiaría yo muchas cosas de mi pasado, por eso prefiero no hacer balances con él encima. No podría disfrutar de lo que se me viene si estuviese lastrada con todo ello. Pero entiendo lo que dices.
    Un abrazo!!


  7. isobel Says:

    mil besos, que suerte haberte conocido, dan ganas de autoinvitarse a ese desayuno.Muuuuuuuua


  8. Erik Says:

    Pues como yo ya pase de la mitad "mu' palante" que decimos aquí, fíjate que me siento así como dices, como de un despreocupado rayando en el esperpento casi, y a pesar de todo ahora desde aquí arriba empiezo a ver lo de atrás un día si y oro también. Quizás debería tan solo mirar en la otra dirección, pero no se...

    Beso guapa.


  9. pluvisca Says:

    Hola guapa, estoy contigo, hay que disfrutar las pequeñas cosas y vivir el presente

    Besos



  10. Jurema Says:

    No queda otra!

    Volveré.
    Mientras un saludo.