Isabel
Florecen los almendros cuando aún hace frío.
A finales de febrero se abren los brotes verdes y amanecen flores blancas como la espuma del mar. Se recortan luminosas contra el azul del cielo, cada vez más intenso.
Mientras regreso a casa empieza a acostarse el sol, cansado de su latir diario que acompasa al mío. Las flores brillan cuando la luz las hiere en el costado, inundando el cielo de primaveras.
Cuando plantaron los árboles de mi calle, no sabía qué saldría de aquellos tallos desnudos, flacos, que parecía que no podrían soportar el invierno largo y frío que nos azotó este año. Pese a las lluvias, al viento que se llevó los enormes pinos que llevaban años en la plaza viendo los juegos de los niños, ellos se mantuvieron erguidos, jóvenes y orgullosos, pidiendo la oportunidad de llegar a ser. Y fueron.
Hoy son pequeños almendros blancos que alegran la calle, a la gente, mi vista y mi corazón. Fuente de ilusión que anuncia el buen tiempo en el alma, la calma. Fuente de esperanza que une a los seres vivos en una comunión de sentimientos igualados. Si ellos crecen, yo crezco. Si ellos pueden, yo puedo. Si ellos nacen a la vida, yo vivo con ellos.
Flores albas que adornan la vida mientras aún hace frío.

31 Responses
  1. Tawaki Says:

    Siempre me da la sensación de que florecen demasiado pronto y que una ola de frío inesperado se las llevará por delante, pero cada año consiguen sobrevivir y alegrarnos el cambio de estación.

    Un beso.


  2. Un lujo ver que broten las flores que nos acarician el día, el frío lo cotidiano den febrero..

    saludos fraternos

    un abrazo


  3. Anabel Says:

    Los almendros son mis árboles preferidos junto con los olivos; los cerezos también me gustan mucho. Florecen en cuantito la primavera asoma y, aunque muchas veces regresa alguna helada, ellos ya han sacado sus vestidos de gala y alegran nuestra vista y el paisaje. Son maravillosos.

    Entiendo perfectamente tu entusiasmo por esos jóvenes almendros: hay que cuidarlos, ellos son la primavera.

    Besos,

    Anabel, la Cuentista


  4. Ligia Says:

    Los almendros te han arrancado unas palabras hermosas y una esperanza: poder, crecer, vivir...
    Me ha encantado Isabel. Besos


  5. RAÚL Says:

    bienvenido sea este contagio vital! (ya iba siendo hora, por cierto)


  6. Que bonitos, como vos decis, dan esperanza y fuerzas... te invitamos a que leas nuestro ultimo post ya q es muy importante para nosotros, un saludo!


  7. €_r_i_K Says:

    Besos Isa, sabes desde que llevo viviendo en la Mancha, lo que más me hace sentirme como tú dices en comunión con el entorno, es ver como veo a diario, sí, día a día, porque por circustancias siempre me toca, pasar por las viñas de mi entorno, y ellas me marcan el tiempo en mi interior, sabiendo la época por como están, cuando es vendimia, cuando es la poda, relacionandoló así con el mes, no al revés, sin mirar el calendario, la misma madre tierra te anuncia lo cerca o lo lejos que está el Sol.....

    Besos.....


  8. ada Says:

    Arranca la naturaleza en toda su belleza y tú has sabido ponerle voz y ojos para que no nos pase desapercibida.
    Mil abrazos, mi amiga.


  9. Isabel Says:

    Tawaki, los seres vivos que aprenden a adaptarse llegan a donde sea con tal de sobrevivir.

    Sí, Adolfo, convivir con la Naturaleza es todo un lujo, sea cual sea la estación.

    Anabel, son los que alegran los días porque son preludio de la maravilla que ha de llegar y eso siempre es delicioso.

    Ligia, siempre encuentras un árbol hermano que sabe cómo hablarte sin palabras.

    Raúl, cuando empieza el sol a alargar su presencia es cuando empieza mi sangre a calentarse de verdad. Soy carne de verano.

    Pensadores, allí estaré y tendréis mi comentario.

    Erik, eso es fabuloso, no depender de más calendario que las hojas de los árboles y las flores, ¿para qué más?

    Ada, no nos pasa desapercibida, a nuestros ojos la belleza está ahí, en esas pequeñas cosas que aún nos sorprenden.
    Besos a todos.


  10. esa fuerza y esa convicción, hazlas mías, hazte mía tú en ellas


  11. Tony Says:

    y luego se convertiran en seguramente en algo amargo, como el cianuro, pero ahora...

    Son tan bellas.





    Erik.


  12. ybris Says:

    Un lujo las flores cuando aún hace frío.
    Aquí ya pasaron las de los almendros y los prunos.
    Siguen las acacias.

    Bellas reflexiones y palabras las tuyas.

    Besos.


  13. Fortimbras Says:

    Por donde yo vivo, entre un bosque y una playa del entorno de A joruña, lo que florecen son los camelios. Es el arbol pequeño que mejor se da por estas tierras, y la realidad es que su variado colorido, que va desde las flores blancas hasta las rogas pasando por todas las gamas intermedias, llaman al optimismo.
    Y en octubre, en la zona de bosque, es la época de las castañas, pues son los árboles que más abundan. Vamos a buscarlas cpon guantes de cocina pues como sabes estan muy protegidas por bolsas de picos, pero luego nos las comemos asadas o cocidas. Por cierto, que saben muy ricas cociendolas tras de echarle un chorrito de anis al agua.
    Un beso y que disfrutes.


  14. Quizás por eso esperamos la primavera con tanta ansiedad, quizás ella nos enseña que también podemos renacer... me ha encantado tu escrito... y he imaginado y "casi" ubicado esa placeta con sus almendros...
    Una abraçada gran


  15. Neli Says:

    ¡Qué hermosa foto!
    Un almendro en flor espléndido.
    Los árboles tienen eso, que nos acompañan y vivimos en paralelo.
    Me gustó mucho el final de tu post, me dio energía y me contagió.

    Un abrazo.


  16. Tchi Says:

    Gracias por seres fuente de esperanza. Por compartir aquí tus sentimientos. Por dejarnos crecer, contigo. Por tantas flores regaladas.

    Un abrazo.


  17. Isabel Says:

    Santi, siempre procuro dar lo mejor de mí, toma la fuerza y la convicción, nos hace falta a todos a veces.

    Tony, en ese comentario te veo Erik... mientras las veamos bellas, son bellas. Cuando sintamos el cianuro en los labios, ya tendremos tiempo de quejarnos.

    Ybris, poco a poco irán floreciendo más y más hasta que, en abril, todo sea un maravilloso jardín.

    Fortimbras, me abriste el apetito. La Naturaleza nos provee de todo, hasta de la felicidad.

    La primavera siempre es el renacer, es la esperanza, es la vuelta a la vida. Por eso es tan importante para los que vivimos del sol.

    Neli, me alegra haberte contagiado el optimismo, como haces tú conmigo muchas veces.

    Tchi, lo que necesites aquí lo tienes.
    Besos a todos.


  18. Hola cariño!
    La naturaleza día a día nos regala sus colores...solamente necesitamos ojos para mirarlos y sentirnos vivos, llenos palpitantes en cada cambio que en ella se manifieste, de algún modo así es nuestra vida, algunos días en tonos grises, otros en blanco y azul.
    Un beso!


  19. En Madrid, existe un parque especial donde los almendros florecen de forma espectacular. Un beso.


  20. Frabisa Says:

    Preciosa la foto, tan nítida y llena de color.

    Ayyyyyyy, la primavera, cuantos aromas y colores nos regala..

    un beso, guapa


  21. Ana Says:

    Aromas de optimismo, savia vitalista y renovadora, avances sensibles que marcan esa ilusión por la luz del horizonte.
    Las cosas de palacio van despacio, y tu eres una joya.


  22. Ojo de fuego Says:

    ¡Qué hermoso lo que has escrito! Te aseguro que el camino es bueno, precioso. Mientras haya vida podremos disfrutar de toda esa belleza, de nuestro renacer... Llénate de esas flores, siéntete una más...
    Besos


  23. celtaj Says:

    Si ellos pueden, yo puedo.
    Cuántas veces nos lo hemos dicho a nosotros mismos... todo invierno va seguido de su primavera.
    Me alegra ese brotar florido en tu calle y en tu vida. La primavera florecerá del todo... y llegará el verano cálido.

    Un abrazo.


  24. @Patrulich Says:

    Fuentes de ilusión, eso son! Hermosas flores que acompañan nuestro propio renacer...
    Cada vez que te visito, me voy con una sensación de paz muy grande.
    Gracias, preciosa amiga, por todo lo que transmitís!


  25. La flor del almendro, como la del cerezo, es aún mas maravillosa si cabe por su naturaleza efímera y porque es una de las primeras en salir.
    Nos anuncian que pronto alargarán los dias y que poco a poco llegará el sol de nuevo.
    A mi también me encantan.
    Un besito!



  26. Isabel Says:

    Querida Alejandra, lo mejor de la vida es poder verla en blanco y azul, como los paisajes de Túnez. Inolvidable.

    Fernando, cuando vuelva por Madrid a ver si lo visito, me agradará.

    Isa, es todo un regalo, el cambio d estacion. Da gusto.

    Ana, ls dos sabemos lo despacio que van algunas cosas. Lo bueno es saber mirar, mientras, a nuestro alrededor y no cegarnos sólo con lo que nos preocupa.

    Ojo de fuego, ya me gustaría ser flor de almendro... me conformaré con mirar su belleza sencilla.

    Celtaj, ya sabes que nos tenemos que ir diciendo de vez en cuando aquello de lo que nos queremos convencer. Y tenemos que apoyarnos en la misma Naturaleza para no desfallecer.

    Patri, gracias a ti por seguir visitando esta casa y seguir disfrutando en ella.

    Cierto, Irene, se abren como un anuncio y mueren cuando nos han llenado de felicidad.

    María Lourdes, sí que es un gusto que existan, que estén.
    Besos a todos.


  27. Miguelo Says:

    q flor mas chula. mi bonsay tambien esta hechando florecillas blancas


  28. Maravillosa presencia la del almendro, tan íntima y, al mismo tiempo, tan social. Me ha gustado mucho esta evocación que has hecho. Y me ha hecho recordar aquella famosa elegía de Miguel Hernández a la muerte de su amigo Ramón Sije y que terminaba así:"...a las aladas almas de las rosas/del almendro de nata te requiero/ que tenemos que hablar de muchas cosas/ compañero del alma, compañero."
    Besotes.


  29. Amanecer Says:

    Seamos como el almendro Isa, que florece, a pesar del mal tiempo,
    Y adornemos nuestra vida, a pesar del frìo.
    Tus palabras, me dan la serenidad que a veces, necesito!
    Gracias Isabel!

    Besos y muchos màs.


  30. Isabel Says:

    Miguelo, me encantan los bonsais, pero creo que no me vivirían. Las plantas no son lo mío.

    El almendro de nata... es una preciosa manera de describirlo, Isabel. Gracias por los versos.

    Amanecer, en eso estamos, en buscar la esperanza mucho más cerca, mucho más allá.
    Besos a todos.